¿Sospecha que su hijo puede tener obesidad infantil?

Antes de alarmarse es importante que esté seguro de que su hijo tiene sobrepeso u obesidad infantil.

El desarrollo de su niño puede afectar su peso e imagen corporal haciendo difícil saber está en sobrepeso o no, además hay otras características que podrían confundirla, por ejemplo:

  • Hay fases del desarrollo que provocan una acumulación de grasa para el crecimiento
  • La contextura, el tamaño de los huesos de su hijo puede ser mayor, dándole un aspecto voluminoso.
  • La masa muscular de su hijo puede estar creciendo en volumen

Sin embargo, hay tres claves que le pueden ayudar a determinar el estado nutricional de su hijo.

Cómo determinar si su hijo tiene sobrepeso

Unaobservación detallada de su peso, estatura y edad

Debe saber si la cantidad de grasa que tiene su hijo está aumentando anormalmente. Para ello debe tener un registro de los cambios de peso y estatura de él. Si no lo tiene este es un buen momento para empezar. Esto le permitirá saber si su hijo se ajusta al patrón convencional de aumento de peso y estatura que siguen los niños. Se puede guiar por las tablas de desarrollo de la Organización Mundial de la Salud.

¿Como usarlas?
Para utilizar estas tablas debe hallar el índice de masa corporal (IMC) de su hijo. Utilice la siguiente fórmula: IMC = Peso/(Altura x Altura). Luego busque la edad de su hijo en la tabla y si el índice de masa corporal es igual o superior al de la columna 85th, su hijo muy posiblemente está en sobrepeso. Si es igual al IMC de la columna 97th muy posiblemente su hijo esté en obesidad.

Fíjese en sus hábitos alimentarios y la actividad física

Si su hijo tiene una vida saludable, lo más probable es que su peso y forma física obedezcan a la forma natural de su cuerpo y de su desarrollo. Al fin y al cabo los niños muestran muchas más diferencias que los adultos tanto en peso como en estatura.

¿Qué es una vida saludable? Una vida saludable es igual para adultos y niños, requiere una buena nutrición infantil y una adecuada cantidad de ejercicio.

Es importante que sepa si su hijo está desarrollando malos hábitos alimenticios. Algunos hábitos que pueden conducir al aumento de peso de su hijo son:

  • consume mucha comida chatarra (comida rápida o de paquetes)
  • evita comer verduras y otros alimentos saludables
  • come muchos pastelillos, bollos, tortas, dulces y bebidas gaseosas.
  • come mientras ve televisión
  • utiliza la comida para sobrellevar situaciones emocionales difíciles como estrés y tristeza
  • Come poco en su desayuno almuerzo y comida, pero entre estas comidas está buscando comida chatarra para comer.
  • Come en mayor cantidad y más rápido que sus amigos y compañeros de la misma edad.
  • Utiliza la comida como recompensa por un buen resultado en un deporte o en la escuela.

Si su hijo tiene alguno o varios de estos hábitos están en riesgo de padecer o posiblemente padezca obesidad infantil. La buena noticia es que puede cambiar los hábitos de su hijo.

Se puede ayudar de la opinión de sus personas allegadas

Para que el cuerpo de su hijo tenga la posibilidad de mantenerse sano, tiene que mantenerse en forma. Por eso un buen indicativo de si su hijo tiene sobrepeso es fijarse en su actividad diaria.

Su hijo está en riesgo de estar en sobrepeso si cumple varias de estas condiciones:

  • Pasa más de dos horas diarias viendo televisión, leyendo o jugando videojuegos
  • Jadea cuando sube corriendo más de dos pisos de las escaleras
  • Se demora más de diez minutos en recuperar su ritmo respiratorio normal después haber hecho una actividad física intensa.
  • Es menos dinámico que sus compañeros (le cuesta seguir su ritmo)

Y/o no cumple con algunas de las siguientes condiciones:

  • Realiza una actividad física como correr, jugar activamente durante al menos una hora al día
  • Participa en entrenamiento o actividades deportivas en la escuela
  • Practica algún deporte como natación, gimnasia, fútbol, ballet o danza regularmente

Si su hijo tiene un nivel adecuado de ejercicio y no come demasiada comida chatarra, es muy posible que su peso se deba a su desarrollo normal y no deba preocuparse por la obesidad infantil.

Debe estar atento a otros posibles motivos de sobrepeso en su hijo como algunas enfermedades que lo provocan, por ejemplo, desordenes hormonales como hipotiroidismo y la enfermedad de Cushing.

Si ha detectado sobrepeso en su hijo y ha determinado que no se debe a otra enfermedad. Es importante que tenga en cuenta por qué razón tiene sobrepeso u obesidad infantil. Para ello debe observarlo durante uno o dos meses ya sea directamente o con la ayuda de otras personas para determinar cuáles son las causas de obesidad infantil que afecta a su hijo. Tenga en cuenta que algunas veces empezar un régimen alimenticio puede tener poco o ningún efecto si no ataca el verdadero motivo. Por ejemplo, cuando su hijo está comiendo como una forma de sobrellevar una situación difícil.

En ningún caso empiece un régimen alimenticio innecesariamente, es decir si su hijo no tiene sobrepeso u obesidad o no está en riesgo de tenerlo. Esto puede provocar que tenga épocas de ingesta excesiva como medio para restablecer el equilibrio perdido en la dieta. A la larga, esto puede hacer que su hijo tenga sobrepeso.

Si cree necesario empezar un programa de control de peso para su hijo, hágalo lentamente y no se lo haga saber a su hijo. No le enfatice el problema con su peso, ya que esto puede lesionar su autoestima.

Es importante que sepa con que está lidiando por eso revise las consecuencias de obesidad infantil.